domingo, 6 de enero de 2019

Programando al lìmite de mis posibilidades

Empezò el año 2019. Quiera o no, tiene su significado. En ciertos aspectos de mi vida estoy pasando por mi mejor momento, en otros no. Comenzar un año nuevo puede no significar nada, tambièn puede significar mucho si uno le dà un significado. Puede ser un año muy diferente si uno lo re significa de una manera especial. Para reponerme en aquellos aspectos que no me son favorables, es que he decidido en este año subsanar todo ello que no me aporta algo positivo.

Tengo mucho que hacer este año, viajes, consultas mèdicas, colaborar en proyectos, enseñar, reparar, corregir, optimizar, programar, programar y programar. Dentro de todas las actividades tengo pensado incluir las siguientes, meditar, descansar, disfrutar, participar, calmarme, tranquilizarme, cuidarme. Tengo muchos frentes abiertos y me pregunto ¿Podrè hacerlo?

Por momentos viene a mi mente la canciòn de Fito Pàez llamada Yo Vengo a Ofrecer mi Corazòn. En una parte dice -No serà tan fàcil, ya sè que pasa. Es como abrir el pecho y sacar el alma. Una cuchillada del amor...- Al parecer asì serà esta año para mì. Tendrè que entregar mi corazòn, dejar la piel en cada instante para lograr todos los objetivos que tengo en la lista.

Desde hace años me dedico a programar y en muchas ocaciones he entrado en tramos y segmentos en los cuales he estado preso, desaparecido, en un estado aparentemente inerte, programando durante interminables horas, largas jornadas en donde el cansancio duele hasta no doler, hasta hacerse parte de uno mismo, en ese tipo de torbellinos de còdigos y funciones que llueven y se arremolinan en una tormenta perfecta, allì en ese tipo de caos he estado muchas veces intentando ordenar, corregir y hacer funcionar toda informaciòn indomable y rebelde, desprolija o imprecisa.

No tengo ninguna duda que èste serà un año duro. Un año en el cuàl esos tramos o lapsos de tiempos en donde la totalidad de mis neuronas se ven invadidas por una cataràta de algoritmos, estructuras lògicas y signos. Ya sè que estarè poniendo el corazon, la piel y los suspiros en esta aventura que muchas veces parece carecer de todo sentido. Sè lo dùro que serà y lo que me espera. Ser conciente de ello me predispone e implica un compromiso talvès màs grande de lo que yo pueda asumir.

Aquì estoy. Listo. Preparandome. Mentalizandome. Tomando fuerzas. Sintiendo el mismo temor de siempre. El que me insita a pensar que todo serà en vano, que todo serà inutil. Al mismo tiempo siento el mismo valor y la convicciòn de que todo valdrà la pena. Como ha sido siempre. Siempre he cogido los guantes y he dado batalla, pues esta vez no serà la excepciòn. No estoy en mi mejor forma pero allà voy, dispuesto a entregarlo todo, a no guardarme nada, esa es mi intenciòn, espero lograrlo.

Todos esos frentes espero poder afrontarlos uno por uno. Espero ir resolviendo todo. Sè que posiblemente al resolver uno talves aparezcan o se reproduzcan en 2 o 3 nuevos frentes y todo esto se convierta en una pesadilla de la cuàl en algùn momento quiera salir corriendo, huyendo desesperadamente. Serà duro, muy duro. Puedo bajarme de este ring si asì lo deseo, pero no. Estoy aquì porque asì lo he decidido.

Estoy preparàndome para programar, programar y programar....




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entrada destacada

Como preparar Ubuntu 16.04 para crear aplicaciones Qt y QtQuick

Si estas por utilizar el Framework Qt en GNU/Linux, en Debian o Ubuntu y no querés perder tiempo configurando manualmente ningúna parte para...